transformar_salud

Hoy te traigo un artículo escrito por José María Cepeda para este blog. Con 15 años a sus espaldas como enfermero de emergencias y en constante aprendizaje en el mundo de la informática, José María ayuda desde su blog a profesionales de la salud a conocer herramientas y tecnología que les ayude a ejercer mejor su trabajo. Su blog Salud Conectada es un altavoz en el que da visibilidad a diferentes iniciativas y proyectos de éxito en los que coexiste el binomio salud-tecnología.

Sin más preámbulos y hecha la presentación de rigor, te dejo con este estupendo artículo. Dentro post.

Lo digital está envolviendo todos los aspectos de nuestra vida y no solo nos ayuda a comunicarnos mejor o ser más eficientes en nuestro trabajo, sino que también nos está transformando socialmente.

De este modo, cuando anteponemos la ‘e’ a cualquier palabra, entendemos que estamos hablando de su vertiente electrónica, pero lo cierto es que estos términos tienden a desaparecer, ya que lo digital está cada vez más integrado y no se entiende como una realidad paralela.

Así surgió el e-learning, para hablar de la incursión de la tecnología en el sector del aprendizaje, y también la e-salud, para hacer referencia al empleo de distintas tecnologías que nos pueden ayudar a mejorar nuestra salud.

Dos términos aparentemente distintos pero sumamente entrelazados, ya que el aprendizaje es crucial para cualquier sector. En un momento en el que los profesionales de la salud somos cada vez más trabajadores del conocimiento, tiene mucho sentido hablar de e-learning en este ámbito, como método para optimizar nuestra forma de aprender y generar nuevo conocimiento.

Además, la realidad actual está definida por otros conceptos tales como movilidad e ubicuidad, ya que podemos comunicarnos, interaccionar, trabajar y aprender en cualquier momento y lugar a través de dispositivos móviles. Términos que definen también la transformación que estamos viviendo en el ámbito de la salud y cómo está impactando el e-learning en el seno de las organizaciones.

¿Quieres saber cuales son las 7 razones que nos hacen pensar que el aprendizaje en línea va a transformar la salud?

1. Formación integral hacia organizaciones que aprenden

La formación ha de ser integral y abarcar no solo a los profesionales, sino también a los pacientes e instituciones. Debemos convertir a nuestras instituciones en lo que Peter Senge denominó ‘Organizaciones que aprenden’, que son aquellas que tienen insertado el aprendizaje dentro de su ADN, por lo que en ellas resulta casi imposible no aprender.El aprendizaje en línea se postula como una de las grandes herramientas con las que contamos en este momento, porque nos permite abarcar a todos los actores y llegar allí donde otros recursos no llegan, eliminando barreras geográficas y temporales a través de un acceso en movilidad, en cualquier tiempo y lugar.

El Programa 5 Minutos del Hospital San Joan de Déu o el reciente proyecto P2P de la Fundación Pública Escuela Gallega de Administración Sanitaria (FEGAS), son buenos ejemplos de ello, porque utilizan un formato tan ágil como son las píldoras en vídeo, para la formación entre sus profesionales, de manera que se produce el aprendizaje en el momento en que surge la necesidad.

2. Aprendizaje a lo largo de toda la vida

El aprendizaje ha dejado de ser algo que recibimos en momentos puntuales de nuestra vida, como lo es la universidad o la formación continuada. En el contexto actual hablamos de lifelong learning (aprendizaje durante toda la vida) y de la oportunidad que tenemos de estar en continuo aprendizaje.

Las organizaciones sanitarias tienen ante sí el reto de adaptarse para ofrecer este tipo de aprendizaje, y los profesionales tendremos que aprender a aportar valor y extraer conocimiento en estos entornos.

El Portal de la Artroscopia es un buen ejemplo de cómo integrar la información sobre una especialidad y aprovechar las posibilidades que ofrece la web semántica para fomentar el aprendizaje por descubrimiento.

3. La configuración del ‘tercer espacio’ como factor clave

Los profesionales de la salud pasamos buena parte de nuestra vida profesional formándonos y aprendiendo. Pero no todo lo que sabemos y aplicamos en nuestro trabajo proviene del aprendizaje formal, sino que se estima que más de la mitad surge a partir de fuentes informales, o de lo que Ray Oldenburg denominó el ‘Tercer espacio’. Es decir, aquellos lugares en los que se producen las interacciones o el intercambio de información y experiencias entre los profesionales y que ahora están también ocupados por nuestra participación en Internet y redes sociales.El aprendizaje en línea se postula como un factor crítico para favorecer la creación del tercer espacio, a partir del desarrollo de redes profesionales.

4. El aprendizaje ha de ser multidisciplinar

No tiene sentido seguir hablando de compartimentos estancos profesionales a la hora de pensar en formación y aprendizaje, en un momento en el que tenemos la capacidad de ser transversales , de forma que unos profesionales puedan aprender de la experiencia de otros, lo que revertirá en una formación más integral.La iniciativa UbicuaSEMES impulsada por la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias es un buen ejemplo de ello, ya que se configura como un núcleo de atracción del conocimiento en el que a partir del uso de comunidades de práctica, todos los profesionales relacionados pueden convertirse dependiendo del momento en alumnos o docentes, aprendiendo los unos de los otros.

5. El paciente es el eje del equipo y esencial para el aprendizaje en salud

Si hablamos de gestión integral del conocimiento deberemos incluir a los pacientes en esta ecuación, para que ellos mismos aporten su conocimiento y su propia experiencia en salud, lo que favorecerá sin duda el aprendizaje de otros pacientes.Estrategias que se están desarrollando en distintos servicios de salud, como los programas de paciente experto o activo, y que pueden extender su potencial gracias al impacto que tiene el aprendizaje en línea, consiguiendo así llegar y conectar a personas que están muy alejadas geográficamente, pero que comparten una condición similar de salud.

Y aquí incluimos no solamente los programas de formación, escuelas y aulas de pacientes, sino también los foros informales y las propias comunidades virtuales de pacientes. Por citar dos ejemplos que han sabido aprovechar muy bien la participación del paciente, hablaremos del proyecto Forumclinic y de la iniciativa Paciente a Paciente de la Escuela de Pacientes de Andalucía.

6. Del café para todos hacia la personalización total

En este momento disponemos del contexto y las herramientas adecuadas como para dejar de ofrecer la misma formación a todo el mundo y empezar a segmentar y a personalizar en función de las necesidades de cada profesional o paciente.Herramientas como la historia clínica electrónica o la carpeta de salud, ponen a nuestra disposición una serie de datos que podemos extraer y nos ayudarán a dirigir de forma muy precisa el conocimiento allí donde sea necesario. Y las instituciones, a través de estrategias activas de gestión del conocimiento, tienen la capacidad de ponerlo en marcha.

7. Integración de todos los agentes de valor

Todos los agentes que intervienen en salud están sujetos a esta transformación y por tanto la industria farmacéutica y otras empresas del ámbito de la salud, tienen el reto por delante de saber aprovechar las oportunidades que genera el sector de la formación, para aportar valor y cubrir las necesidades de aprendizaje que tienen pacientes y profesionales. En este sentido el e-learning se postula como la alternativa de futuro presente para ofrecer al profesional sanitario una formación de calidad, pero también para acercarse y ayudar al paciente en su día a día, más allá de los muros de los centros sanitarios.
¿Qué te han parecido estas 7 razones por las que el e-learning va a transformar la salud? ¿Tú también crees que producirá una revolución? Cuéntanoslo en los comentarios.
Fuente: contidosdixitais.com